¿Y ahora qué?


img

Ni la mejor película de terror hubiera podido recrear con mayor precisión la tristeza, el asombro, la angustia, la confusión, el miedo, la ansiedad y, sobre todo, la incertidumbre que nos ha hecho experimentar el coronavirus. Quién nos iba a decir que un virus desconocido y aparentemente inofensivo nos iba a romper por completo los esquemas hasta el punto de mantenernos dos meses encerrados en nuestras casas mientras asistíamos atónitos a escenas de auténtico pánico en hospitales y residencias de mayores. A nosotros, que nos creíamos invencibles, que vivíamos convencidos de que estábamos por encima del bien y el mal…



Han sido muchos los que han tenido que protagonizar esta historia que nadie imaginaba ni en sus peores sueños. Demasiadas muertes ante la impotencia de unas familias destrozadas que no han podido ofrecer una despedida digna y valientes sanitarios que han hecho todo lo que han podido y más para evitar ese sufrimiento. Ojalá aprendamos algo, con eso ya me doy con un canto en los dientes, porque no creo que de este episodio salgamos mejores como sociedad. Es triste reconocerlo, pero es la realidad. No es falta de optimismo, solo me remito a los hechos que estamos presenciando en la escena política y mediática. Si no somos capaces de dialogar para intentar llegar a acuerdos en medio de la peor catástrofe que hemos vivido en mucho tiempo, ¿cuándo lo seremos?



Y mientras hablamos de desconfinamiento, desescalada, rebrote y nueva normalidad (que será todo lo que queramos menos normal), nuestras vidas van saliendo poco a poco de este impasse al ritmo de unas fases que esperamos que nos lleven a escribir un nuevo guion, una comedia tal vez. Las dudas, sin embargo, se agolpan porque, aunque la tristeza, el asombro, la angustia, la confusión y el miedo vayan remitiendo, la ansiedad y la incertidumbre continúan intactas desde aquel 14 de marzo en el que dejamos de creernos invencibles. Son esa ansiedad y esa incertidumbre las que me llevan a preguntarme día sí y día también: ¿Y ahora qué?


coronavirusdesescaladaCovid-19nueva normalidad