La pandemia lo acapara todo

Muchos temas han sido relegados a un segundo plano en los medios de comunicación


img

Confinamiento, estado de alarma, mascarilla, toque de queda, nueva normalidad, cogobernanza, rebrote, vacuna, gel hidroalcohólico, pcr, limitación de aforo… ¡La cabeza nos va a estallar! La pandemia de coronavirus que estamos sufriendo desde el pasado mes de marzo y hasta no sabemos todavía cuándo ha inundado nuestras vidas hasta el punto de haberse convertido en el centro de todas las conversaciones, tertulias y preocupaciones. Y no es para menos. El coronavirus ha provocado una monumental crisis sanitaria con enormes consecuencias económicas cuyas consecuencias tardaremos en superar. Por eso, es lógico que la atención se centre en todo lo relacionado con esta maldita pesadilla que nos ha tocado vivir. Eso que vaya por delante.



El problema es que la pandemia ha silenciado todo lo demás o, por lo menos, ha relegado a un segundo o tercer plano mediático problemas muy relevantes. La prensa, la radio y la televisión, sea cual sea el formato a través del que lleguen a sus lectores, telespectadores y radioyentes, han cedido gran parte de sus espacios informativos a la narración al minuto de todo lo relativo a cifras de contagiados, a explicar y comentar las novedades legislativas aprobadas para contener la expansión del Covid-19 y minimizar su consecuencias económicas y, cómo no, a dar amplia cobertura a todas y cada una de las ocurrencias de nuestros gobernantes, que no son pocas.



¿Y dónde han quedado temas como el cambio climático o la crisis de los refugiados? Si buscas encuentras información actualizada sobre ello, eso está claro. Lo triste es que han desaparecido sin dejar apenas rastro de los programas y publicaciones a los que, mayoritariamente, acude la población para conocer lo que ocurre a su alrededor. ¿Qué pasa entonces? Pues que corremos el riesgo de que poco a poco el público empiece a perder el interés por esos fenómenos, porque si no los muestras parece que no existen o, al menos, que no son tan relevantes o no requieren de una intervención urgente para intentar resolverlos. Pero, afortunadamente, hay gente que sigue picando piedra. Más de la que pensamos.



El cambio climático, por ejemplo, sigue presente gracias a gente como José Luis Gallego, naturalista y periodista ambiental, Andreu Escrivá, ambientólogo y divulgador, o el programa de Radio 5 de RNE ‘Sostenible y renovable’, por nombrar solo algunos. Y en cuanto al tratamiento de la situación que viven las personas refugiadas hay que hacer mención a la Revista 5W, que publica extensas e interesantes crónicas sobre la situación que se vive en campos como el de Moria, en la isla griega de Lesbos. Gracias a Internet es muy fácil encontrar estos contenidos. Lo preocupante es que desaparezcan de escaparates tan relevantes como los informativos de televisión, que desde que en marzo se decretó el estado de alarma en España se han convertido en una sucesión sinfín de frías cifras que muchas veces se quedan sin contextualizar y en el altavoz de las absurdas y vergonzosas refriegas políticas.



No olvidemos que mientras nos enfrentamos al coronavirus hay otras batallas que deben seguir librándose porque, aunque ahora les restemos importancia, también nos va la vida en ellas.


coronaviruspandemiacomunicacióncambio climáticomigraciónrefugiadosnoticiasradiointernetRevista 5WRNEJosé Luis GallegoAndreu Escrivà